Esta actividad se inicia con la identificación de nuevas necesidades legales básicas de la población; siempre que se encuentren dentro de las áreas de intervención de Microjusticia. La investigación teórico-práctica concluye con la identificación de nuevos servicios legales, y en base a esta se elaboran manuales legales y se definen costos provisionales accesibles.